224 Views

Mazatlán; playas, sabor y tradición

El destino favorito de los chihuahuenses.

REVISTA NET 155 / ENERO, 2010

MAZATLÁN, SIN. – 

Por ser una de las playas favoritas de los vacacionistas chihuahuenses –sin ser pretenciosa o demasiada cara–, emprendimos una visita relámpago a una “Perla del Pacífico” que no sólo ofrece la armonía y belleza de sus litorales.

Andrés Magallanes, un guía de turistas orgullosamente mazatleco nos adentra a este mundo en el que convergen historia, cultura, playa, gastronomía y atardeceres de ensueño.

Mazatlán está considerada la segunda ciudad más importante del Estado de Sinaloa, seguida de Culiacán y su población actual es de casi 600 mil habitantes. Su economía está basada en el turismo y la pesca, no por nada sigue siendo “La capital mundial del camarón”, un producto que se exporta a Canadá, Estados Unidos y Japón, además de que también se pesca, procesa y se empaca atún y sardina. Tiene la marina más antigua, donde surgió la pesca deportiva, pues todo el año hay diferentes especies, sobre todo marlín azul y negro, pez vela, pargo o dorado. El turismo es procedente de estados adyacentes, de norteamericanos y canadienses que arriban de grandes cruceros, muchos atraídos por los eventos anuales como el Carnaval de Mazatlán, el Maratón y la Semana Internacional de la Moto. 

Desde la recién apertura del MIC (Mazatlán International Center), la élite empresarial puso sus ojos en esta localidad porteña.

Las playas de Mazatlán son limpias, seguras y hasta divertidas, y no están delimitadas por los hoteles de gran turismo, lo que da una sensación de libertad al caminar, correr y hasta montar a caballo por sus arenas. Ah, y no se sorprenda si a su paso se encuentra con músicos de banda amenizando los nostálgicos atardeceres.

Cita la historia que europeos y asiáticos dejaron aquí parte de sus costumbres. De los españoles la agricultura, las semillas, el cacao, las pimientas; de los alemanes la arquitectura del centro histórico, la cerveza (Cervecería El Pacífico), el gusto por la cocina y fragancias, mientras que de los chinos se adoptó la cultura por el trabajo.