297 Views

Barcelona

Romántica, seductora, franca, adicta al arte, a la música, a la literatura, a la arquitectura, al diseño, atenta a las innovaciones, así se distingue la capital de Cataluña.

BARCELONA, ESPAÑA. –

Después de recorrer París y sus inmediaciones, abordamos un tren ligero que nos trasladó hasta esta metrópoli, donde además de sentirnos como en casa – por el calor de su gente y el idioma –, rápido experimentamos un clima más cálido.

Aunque esta comunidad ostenta agosto como el mes de los turistas, son abril,  mayo, junio  y septiembre  los mejores meses en cuanto a la temperatura y belleza de la ciudad se refiere, además de que la afluencia de turistas todavía no es tan pronunciada.

De hecho, se dice que a partir de los juegos Olímpicos de 1992, los viajeros parecen multiplicarse cada año y la temporada se prolonga de julio a septiembre, cuando muchos barcelonenses salen a vacacionar y en zonas como la Rambla, el Raval y el Puerto, los visitantes ganan partido a los locales.

Para iniciar nuestra aventura en este rincón de la Madre Patria, nos llamó un modesto hostal hindú de nombre Mont-Thabor que está sobre la Rambla, en el que su peculiar trabajador nos contagió de su habitual frase de “no pasa nada”, bueno, al menos en el interior de su negocio, ya que saliendo lo espera todo un mundo de vivencias, en un pasaje de casi dos kilómetros repleto de gente, artistas ambulantes y comercios; un espacio que “nunca duerme”, y que con el paso de las horas se transforma.

En tanto, el Raval se extiende a su derecha en dirección al mar. Es un barrio tradicionalmente humilde, inmerso en un trascendental proceso de evolución, en el que se han creado amplias avenidas con la intención de regenerar la zona. Sigue siendo un importante enclave multicultural y se ha convertido en uno de los puntos con mayor ambiente nocturno del ayuntamiento.

Antes de adentrarnos a su gastronomía, le comparto que los primeros días fuimos invitados a degustar de unos “pica-pica” (canapés) en los que sobresalía el jamón serrano, el queso, el salmón noruego y fuet acompañado de vino Primer Cuvée o champaña.

La última noche nos agasajaron con una exquisita paella frente al mar Mediterráneo a ritmo de un buen cava, vino blanco, tinto y de buenos amigos. Ah por cierto, nos pudo fascinar un exquisito postre de mandarina y néctar extraído de las rosas, un manjar que jamás había probado. (Se dice que los pétalos de rosa que formaban parte de la cocina medieval han vuelto a la mesa de los barcelonenses).

Aquí también es común el pa amb tomàquet (pan con tomate); uno de los elementos culinarios catalanes más conocidos y que mejora ostensiblemente con un delicioso embutido encima –que en Cataluña no faltan–.

Algunos de los mejores embutidos autóctonos son el fuet (una especie de salchichón) y el bull blanco o negro. Entre los entremeses la amanida catalana es una ensalada completa a la que se le añaden fiambres de la zona y la esqueixada una ensalada fría de bacalao con tomate y cebolla a la que, si lleva judías secas, se le llama empedrat.

Está también el suquet y la sopa de Peix, típico de la Costa Brava, entre las que hay variedades cocinadas con diferentes pescados y mariscos frescos y de roca.

En tanto, en el sur de Cataluña el arroz es el rey de la cocina, en paella, negro o a banda. El bacalao a la llauna se elabora con tomate, pimiento rojo, pimentón, ajo y perejil. La butifarra con seques (judías secas) es otro plato de la cocina tradicional. En relación a los postres destaca la crema catalana, “una crema casera con la superficie de azúcar quemada”. En una de las siete colinas de Barcelona, El Carmelo, degustamos cocina tradicional catalana  en el restaurante El Jardí de l’Àpat, sito en una antigua masía catalana.

Una de las características principales y más sugestivas de Barcelona es que en ella convive el mar y la montaña, circunstancia que se refleja asimismo en su comida.

En la noche, estuvimos cenando  en “Ca’l Pinxo”  en playa de Sant Miquel (mítico, porque antes fue un chiringuito –especie de palapa – en la playa que derruyeron a causa de las obras de los Juegos Olímpicos, que con la remodelación de la franja litoral arrasaron con todos los chiringuitos legendarios para construir bares de diseño).

También nos llevaron a deleitarnos con “pintxos” de comida vasca en un lugar denominado Irati, toda una delicia. También están los tradicionales Estevet, Bar Pinotxo (en el legendario mercado de la Boquería) o el Indispensable, Casa Leopoldo (donde se han reunido los intelectuales más prestigiosos), mientras que de noche en la zona del Raval y las Ramblas convergen locales de todo tipo (desde sofisticados, tugurios, históricos, pubs, etcétera), entre ellos, el Boadas, Fellini y el Moog. Usted elija

Otro  de los restaurantes emblemáticos  que visitamos fue Farga, en la calle Beethoven de San Gervasio, donde se ubicaba la  primitiva Lunwerg Editores, un barrio en el que han vivido y ha sido lugar de encuentro de importantes artistas, historiadores, escritores y poetas. En la esquina es halla la emisora nacional de Cataluña, Catalunya Radio

Por otra parte, tratar de descifrar cuál es el mejor de los museos en esta urbe es como indagar por una aguja en un pajar. Y es que hay a radiar, y a costos que oscilan a partir de los 3, hasta los 8 €.

Para mencionar algunos está el Casa-Museu Gaudí, donde predominan piezas de mobiliario creadas por el artista, maquetas, dibujos y otras curiosidades y objetos personales; Fundación Joan Miró, una exposición permanente con numerosas piezas del artista, pinturas, esculturas y tapices, dentro hay una biblioteca de arte contemporáneo y una interesante librería.

Asimismo, destaca el Museu d’Història de la Ciutat, un recorrido de restos arqueológicos desde el siglo I a.C. hasta IX y la visita a los palacios condal y real de la plaza del Rey; el Museu Picasso, enclavado en un conjunto arquitectónico de importante valor, la colección de este recinto se basa en la relación del artista con la gran ciudad.

Museu d’Història de Catalunya, un viaje por la historia de Cataluña a través de un montaje interactivo y didáctico; el Museo Egipcio, sede de la Fundación Arqueológica Clos que muestra 700 piezas divididas en ámbitos como El Faraón Cosmética, Erotismo o Dioses de Egipto.

Cabe mencionar también el Museu Frederic Marѐs que enseña obras donadas por el coleccionista en mención, así como esculturas que datan del periodo prerromano hasta comienzos del siglo XX y objetos de la vida cotidiana del siglo XIX; Museu del Calçat,  alojado en una recóndita plaza del Barrio Gótico, muestra reproducciones de calzado y zapatos auténticos, algunos de los cuales datan del siglo II, otros pertenecieron a personajes como Pau Casals o Carlie Rivel; o bien, la Casa de la Canonja o Museo Diocesano, que exhibe una colección de arte religioso medieval. En su fachada destacan los relieves de la imagen de Santa Eulália. También están el MNAC, MACBA, CCCB, Caixa Forum, Ixa Forum.

Todo el Paseo de Gracia está atiborrado de casas Gaudí, Domenech I Montaner y Puig y Cadafalch, Palau de la Musica y el Liceo.

También encontramos el barrio Borne, de artistas y de copas, con una bellísima iglesia que presenta conciertos sacros: Santa María del Mar. Es fascinante recorrer sus edificaciones en gótico, románico y modernismo.

Para una buena fotografía le sugerimos que pose frente a grandes monumentos como la Catedral, el edificio Palau de la Generalitat, el Ajuntament o el Pati Limona, el Monasterio de Santa Anna, la Plaza del Rey, la iglesia de Santa María del Mar, la Sagrada Familia, el monasterio de Pedralbes, Castillo de Montjuïc, Pabellón Mies van der Rohe, entre otras impresionantes fachadas que, tenga por seguro, van a acaparar la atención y arrancar el comentario de todas sus amistades.

Faltaría espacio para enumerar cada uno de sus espectáculos o atracciones turísticas al aire libre, como parques y otros centros de esparcimiento. Y es que, desde volar a través de un transbordador aéreo o un teleférico, encontrarse con algún atractivo resulta  sencillo, por lo menos aquí, en esta encantadora comunidad europea que alberga una pantalla IMAX que proyecta películas en Omnimax (cúpula envolvente de 900 metros cuadrados); un acuario que con enormes tanques tropicales y mediterráneos estructurados en ecosistemas y más de 4 mil peces que son vistos a través de un imponente túnel de 4.5 millones de litros de agua o el Zoológico que resguarda el delfinario, la zona de los gorilas y el terrario. Todas y cada una de las atracciones varían de precio, pero no rebasan los 10 €.

Todo esto le espera en una ciudad que seguramente le tenderá la mano. No lo piense más y dese un gusto que perdurará toda su vida. gustavo_cabullo@radionet1490.com

TIPS:

MONEDA: En España se utiliza el €uro. Es conveniente que realice la transacción en México (alrededor de 17 pesos o en El Paso, Texas, donde lo venden a 1.33 dólar) y evítese verdaderos corajes. Asesórese primero e indague por Internet el tipo de cambio.

COMO MOVERSE: En transporte público (boleto sencillo: 1.30 € o compre la tarjeta T-10, para 10 desplazamientos le cuesta 7.20 € y puede usar cualquier tipo de transporte).

TOURS: Si desea conocer en un día buena parte de esta urbe, le recomendamos el Barcelona Bus Turístic, que por 19 € lo guiará por los lugares más emblemáticos.

HORARIO COMERCIAL: Muchas boutiques y comercios abren a las 10 h. Aquí existe una gran libertad de horarios. Por ejemplo, las tiendas de los pakistaníes abren todos los días, incluso festivos. Depende de los barrios y la categoría. Los que  abren temprano son los quioscos de prensa, panaderías y bares donde se sirven desayunos.

SEGURIDAD: Se dice que los atracos a mano armada no son frecuentes, pero los tirones son cada día más habituales en las zonas turísticas, estaciones de metro, tren y autobús, incluso en los aeropuertos, por lo que se sugiere estar atento. Evite salir con el pasaporte original, mejor con una fotocopia a color y si lo detiene una persona que se haga pasar por autoridad, exíjale que se identifique por medio de su placa o credencial oficial.

TARJETAS DE CREDITO: Tenga mucho cuidado. Úselas sólo en tiendas de renombre, ya que podrían ser clonadas. Las aceptadas aquí son American Express y Visa, las demás son de circulación europea.

DE COMPRAS: Definitivamente, el Corte Inglés es una tienda departamental que le ofrece ofertas muy tentativas, sobretodo en enero, febrero y julio, meses de grandes descuentos.